Tinder, el porno de las apps para encontrar pareja

Tinder, el porno de las apps para encontrar pareja

No es que haya dejado de ser polémico, porque lo cierto es que Tinder arrastra controversia casi desde que se estrenó en las tiendas de aplicaciones. Pero ¿por que existe tanta revolución ahora? Se ve que han descubierto que Tinder fomenta las relaciones esporádicas más que aquellas destinadas a permanecer varios días unidas; incluso aunque existan estadísticas que dicen todo lo contrario: Tinder también ha dado pie a muchos matrimonios. Y yo me pregunto: ¿qué tiene de controvertido Tinder? Es una app que comunica a personas con otras personas, simplemente. Además, lo hace de una manera que es apta para cualquiera: sentarse a navegar por la aplicación es como ponerse a ver porno. No os escandalicéis aún, que paso a explicarme: acabaréis aceptando el servicio como lo más normal del mundo. Incluso os apuntaréis a “tindear“, veréis.

Quizá existan otras aplicaciones con un mayor interés sexual para aquellos que sólo busquen unas horas de liberación entre brazos ajenos (ahí está Badoo, por poner un ejemplo), pero es Tinder quien ha conseguido un mayor número de usuarios con un método de descarte que, como decía antes, es como ver porno: ¿el posible “partenaire” se ve bien en la foto? Desplazo la imagen hasta el corazón. ¿Que no me hace tilín? Sin problema: foto para el otro lado y “Next“, como haría cualquier responsable de recursos humanos; o como haríamos tras bucear entre las opciones de una web con alto contenido erótico, yo sigo con mi símil. ¿Queréis más pruebas? En Tinder se hace uso de la importancia visual, focalizando el objetivo sólo en la imagen (que no os engañen, las descripciones no se leen); nadie admitirá que utiliza Tinder, dejando su disfrute para la intimidad; es fácil caer en la crítica cuando alguien confiesa su adicción y, muy importante, resulta bastante común usarlo a escondidas de la pareja. Qué curioso, demasiados puntos en común con el porno. ¿Y sabéis qué? Opino lo mismo que cuando escucho a alguien despotricar sobre el contenido para adultos: cada uno que viva su vida como le dé la gana. ¿Acaso hay algo malo en utilizar Tinder para las relaciones esporádicas? Pues parece que sí.

Tinder es el porno de las aplicaciones para buscar pareja. Y nos gusta que lo sea. Click Para Twittear

Los rollos de una noche que surgen a partir de un encuentro han existido toda la vida, ya sea mediante una aplicación o pagando una entrada para la discoteca con su pertinente consumición gratuita. Un “¿Nos conocemos?” seguido de un “Tal vez”, otras tantas frases sin demasiado sentido sólo para romper el hielo, un par de copas con ese hielo ya roto y ese paseo en taxi hasta la casa de cualquiera de los dos contendientes al ligue: a pesar de que ésta sea la mecánica omnipresente, lo que ha variado son los métodos de encender la chispa. Una app que te dice las personas que se encuentran cerca de ti y con las que concuerdas, ya sea por puro físico o porque alguien se haya leído tu descripción: Tinder hace mucho por entablar amistades. Incluso aunque acaben sobre las tablas de cualquier banco, que se han dado casos.

Tinder, el porno de las apps para encontrar pareja

He de confesarlo: me encanta Tinder. Es más: acceder y “rebuscar” es como comer pipas: cuando empiezas resulta imposible detenerse. Ésta me gusta, a ésta la pondría en mi equipo, a esta chica mejor la guardo para otro día… No me malinterpretéis: no estoy banalizando los encuentros personales ni “cosificando” a las personas que se muestran en la aplicación; sólo hago uso de una capacidad que tenemos todos los humanos: prestar atención a otra persona en base a su físico. No nos engañemos: más allá de ser un mecanismo que asegura la evolución, los hilos que mueven a Tinder son los mismos que menean las relaciones humanas; de ahí que la aplicación sólo facilite el trayecto entre el punto de partida y el de destino. ¿Que será muy complicado encontrar una pareja estable utilizando Tinder? Seguramente, pero no imposible. Es más: lo mejor es que ni lo intentéis y, simplemente, os dejéis llevar por lo que surja. It’s a match!

Iván Linares
Iván Linares
Escribo porque me gusta y porque me da la vida; también veo porno por lo mismo. Así que... ¿Por qué no unir ambos temas en uno solo? Aquí estoy: esperando que disfrutes con lo que sale de mi cabeza. La superior...

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR