¿Qué es el porno gonzo?

Qué es el porno gonzo

Siempre que tenemos oportunidad hablamos en NoSóloPorn de cómo el mundo de la pornografía suele ir uno o dos pasos por delante del resto de las industrias audiovisuales. Uno de los momentos álgidos de su existencia llegó cuando se popularizó Internet y es que los grandes cerebros de los contenidos para adultos supieron ver antes que nadie que todo cambiaría a partir de ese momento, y que cambiaría para siempre. El porno fue la primera industria que consiguió rentabilizar el streaming de pago para sus contenidos y, como consecuencia de ello, potenció todo un género, uno que ahora es el que prácticamente domina la gran mayoría de clips que podemos encontrar en las webs especializadas. Hablamos del porno gonzo, un concepto adaptado que parece haber nacido por y para internet y que planea un salto más allá, la realidad virtual.

¿Qué es el gonzo?

El término “gonzo” se hereda del periodismo. En dicho sector, el concepto se utiliza para definir al tipo de información, de noticias, en la que el periodista está en el centro mismo y no se limita a mostrar qué ocurre desde fuera. Participa, aparece junto a otros personajes y, por tanto, redefine el concepto. En el periodismo gonzo se premia más el contexto que el propio contenido y esta forma de mostrar las noticias hace que el espectador participe de la misma. Exactamente lo mismo ocurre con la pornografía gonzo. En ella, todo gira en torno al espectador. Ya no nos limitamos a ver una escena de sexo adulto rodada en una serie de planos con cámara estática o incluso con la cámara al hombro sino que el objetivo se introduce en la escena como un participante más. Los propios actores porno adaptan sus posturas y movimientos para permitir la intromisión de una cámara que busca, ni más ni menos, convertirse en el espectador que, desde su casa, siente que participa en la propia escena.

El porno gonzo nació antes de internet pero explotó con él Click Para Twittear

La pornografía gonzo nació antes de la popularización de internet pero su propia concepción parecía esperar a la red de redes para su explosión. El motivo es que en dicho porno la acción está muy presente, se suele prescindir de los preámbulos y pasar directamente la sexo. Algo muy conveniente para internet y sus clips cortos de entre 5 y 15 minutos, en los que vemos resúmenes o escenas completas pero sin necesidad de soportar esperas para poder obtener lo que se busca, el sexo. Abundan todo tipo de escenas pero son muy populares los castings, grabados con cámara estática o bien cámara en mano, en los que la actriz dialoga con la cámara y con el director de la escena, incluso con el actor que participa en la misma. Son escenas mucho más naturales, sin guión o con uno diseñado para parecer inexistente. En ocasiones es el propio actor principal el que sujeta la cámara durante la escena de sexo y esto ha dado en denominarse POV, o Point of View. Otro subgénero del porno, surgido a partir del gonzo, que también tiene mucho tirón y que se produce mucho desde el ala amateur de la pornografía por su facilidad para ser producido en escasez de medios.

Realidad virtual y pornografía: el combo definitivo

¿El porno gonzo ya mira hacia la realidad virtual?

Es la evolución lógica, precisamente porque subgéneros como el POV encajan a perfección con la forma de consumir pornografía que nos traerá la realidad virtual. Cascos montados sobre nuestras cabezas que hacen que podamos estar dentro de la escena o incluso ser nosotros el actor o la actriz principal. En ese contexto, que la escena de sexo se grabe cámara en mano hace que la sensación sea más real. Como precursores de la realidad virtual en la pornografía encontramos productos como Virtual Sex with Jenna Jameson, un producto “interactivo” en DVD lanzado en 1999 y que ya buscaba situar al espectador en el centro del mismo acto sexual. Concretamente, teniendo sexo con la protagonista.

Se considera que John Stagliano, creador de la saga de películas Buttman, fue el inventor del gonzo. A raíz de él muchos otros directores han seguido su camino, su estilo, y productoras como Bang Bros, Reality Kings, Brazzers o CumLouder han potenciado este género y han llegado a hacer famosos a muchos actores y actrices prácticamente especializados en él. Nombres como Belladona o Sasha Grey, o el mismísimo Rocco Siffredi, ahora director del género, están íntimamente relacionados con el gonzo, un género que resulta menos frío (si es que el porno es frío en algún momento) y en el que la complicidad de actores y actrices con el espectador resulta fundamental para su éxito. Y tiene muchísimo éxito.

Samuel F.
Samuel F.
Me dedico a escribir aquí y allá, y de vez en cuando también diseño cosas. Soy un cliché con patas porque a veces escribo en un Starbucks con una camisa de cuadros y un Mocca blanco en invierno o un Frapuccino en verano. Ah, y tengo barba. Si tuviese gafas, que las tuve, sería el combo definitivo. Adoro a Batman y no soy rico.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR