¿Qué pasó con los títulos de las películas porno?

¿Qué pasó con los títulos de las películas porno?

No sé vosotros, pero yo, si hay algo que echo de menos en las películas porno es, aparte de más guión en la trama (sé que antes había poco, pero es que ahora resulta inexistente), el título elaborado y musical del aprendiz de poeta. ¿No os resultaban entrañables aquellas rimas de “rapero pajillero” que encabezaban las mejores producciones para adultos? Ya sabéis, del tipo “Fue a por trabajo y le comieron lo de abajo“, “Tetanic” o “La guarra de las galaxias“. No riáis, no: todos son títulos verídicos. Y una costumbre que murió, como no podía ser de otra manera, con la llegada de internet y su streaming.

Os pongo en situación de por qué se me ocurrió este artículo. Ya sabéis (o deberíais saber) que Silvia Saint es nuestra pornstar del mes de enero. Pues bien: mi idolatrada Silvia pertenece a esa gloriosa generación de los 90 que paseó su escultural cuerpo y capacidad para el sexo por las pantallas de millones de aficionados a una industria que ya auguraba sus mejores momentos. Fruto de la documentación (aunque parezca mentira, en NoSóloPorn nos documentamos), redescubrí las rimas en sus títulos de películas porno trasladándome a la época en la que se prefería llamar la atención con ingenio antes que con la pura descripción. Basta con observar algunos de los títulos actuales: Hand Solo, Anal Agency, Lingerie… Al poeta porno debieron de despedirlo; junto con los actores de doblaje que adaptaban los diálogos y gemidos al español. Ah, no, que éstos siguen…

Qué risas con los títulos #porno de antaño... Tetanic o La guarra de las galaxias, por ejemplo. Click to Tweet

Dejando de lado los doblajes (esto merecería un nuevo post, porque tema hay para rato), yo echo de menos esos títulos poéticos. No sé, daba la sensación de que los productores querían alegrarte la cara antes que la bragueta. ¿Que eran absurdos y estaban fuera de lugar? Pues sí, no seré yo quien lo niegue. Pero también diré que pasé muy buenos ratos compartiendo aquellas rimas pornográficas. Incluso inventando títulos de películas porno, que es un ejercicio tan ingenioso como divertido. Venga, ¿quién no lo ha hecho? Después de comerse la chirimoya, fueron y le comieron la… Vale, ya me callo.

¿Qué pasó con los títulos de las películas porno?

Ahora nadie se esfuerza por adaptar los títulos. De hecho, ni siquiera se traducen, dejándolos en el mismo inglés del que heredamos la mayor parte del glosario porno. Tampoco se echa imaginación a los argumentos, creando tal falsedad por costumbre que hasta el gonzo está más visto que un uniforme de enfermera. No se arriesga en las escenas, tampoco en las posturas, la mayor parte del hilo conductor sigue idénticos patrones, basta con que un pornstar ejecute algo fuera de lo común para verlo clonado en el resto de películas donde aparezca… Vamos, que las películas porno han perdido tanta frescura como sus títulos. Y sí, puede que las rimas y las ocurrencias estuviesen fuera de lugar, pero, al fin y al cabo, había cierto esfuerzo por diferenciarse. Del que ya queda muy poco.

Iván Linares
Iván Linares
Escribo porque me gusta y porque me da la vida; también veo porno por lo mismo. Así que... ¿Por qué no unir ambos temas en uno solo? Aquí estoy: esperando que disfrutes con lo que sale de mi cabeza. La superior...

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR